Archivo | diciembre, 2012

#NuestrasRaices “San Lorenzo Cerralvo o San Lorenzo de los negros” primer territorio libre de América Latina.

31 Dic

@JuanaGallo1910

Muy “güen” día tengan sus mercedes, “pos” no queríamos terminar este año, sin contar una historia, que es lo que nos trajo a incursionar en estos medios electrónicos como parte de la tarea de difusión de la cultura (que “naiden” nos pidió) pero que hacemos con “harto” gusto,  y “pos” el día de hoy, les platicaremos algo sobre nuestra tercera raíz.

yanga-001

Si han visitado el museo de la SHCP (Secretaría de Hacienda y Crédito Público) en la calle de Moneda núm. 4 en el centro histórico de la ciudad de México, habrán visto este mural pintado por el señor José Gordillo, pero ¿ya observaron a ese personaje que se encuentra entre Sor Juana Inés de la Cruz y Cuauhtémoc?

yanga-002

Pues es el personaje del cual hablaremos el día de hoy, Gaspar Yangaquien fuera el fundador del primer territorio libre de la corona española en américa latina (San Lorenzo Cerralvo o san Lorenzo de los Negros, hoy conocido como Yanga, Ver.).

yanga-003

Como es sabido, durante el tiempo de la colonia, los arduos trabajos a los cuales eran sometidos  los “naturales” comenzaron a poner en peligro la supervivencia de los mismos, aunado a que comenzó a verse que había “muchos generales y poca tropa…” así que para que a la corona española le siguieran rindiendo frutos estás tierras, se dio por traer mano de obra desde el continente africano.

Es lo que actualmente se ha dado a conocer por los estudiosos como nuestra tercera raíz, nuestra mezcla con la sangre negra.

Los primeros reportes encontrados de levantamientos de negros, se remontan a los años de 1523 (Antequera, Oax.) y 1537 (en Veracruz) la entrada de negros al país, rebasaba con mucho el número que estaba permitido, lo cual hizo que en muchos lugares la población negra fuese mayor a la blanca, lo cual les confería la ventaja numérica necesaria para levantarse contra sus opresores.

Los negros que escapaban de su estado de esclavitud, y se refugiaban en los parajes agrestes de las montañas, preferían enfrentar el peligro de los animales ponzoñosos y las fieras propias de estas regiones, antes que seguir tolerando el maltrato al cual eran sometidos, estos negros rebeldes eran conocidos como cimarrones.

En 1563 se llevó a cabo una gran sublevación en Veracruz (siendo virrey Don Luis Velasco), los rebeldes se refugiaban en los volcanes de Citlaltépetl y Nauhcampatépetl cometiendo severos atracos a los viajeros que iban de Veracruz a la ciudad de México, en su paso por el camino de Córdoba y Orizaba.

Pero el problema se hacía cada día más grave, alcanzando regiones más distantes, se hablaba de brotes en Alvarado, Coatzacoalcos y Coyula, por lo cual las órdenes de castigos contra los negros cimarrones eran más y más severos.

“…el virrey Martín Enríquez de Almanza, (expidió) un decreto, mediante el cual debía ser preso y capado cualquier negro fugitivo…”

En 1609, ya era tan grave el “atrevimiento” de estos negros cimarrones, que sin más ni más, entraban a las poblaciones a rescatar a los negros que estuviesen de servicio en las casas de los españoles y para amedrentar a estos últimos, prendían fuego a sus casas.

yanga-004

Aparecen diversas denuncias de las víctimas, dejando constancia de los asaltos de los cuales eran objeto (AGN. Gral. de Partes: Vol. 4, exp. 328. F. 94 vta., Vol. 5, exp. 294. F. 65., Vol. 6, exp. 83. f. 137., Vol. 6. exp. 302. f. 21 vta.) los cimarrones ya se podían encontrar en la costa del Sotavento y la Cuenca del Papaloapan.

En la Historia Religiosa de la Compañía de Jesús en la Nueva España del padre Andrés Pérez de Rivas, publicada en 1898, se inserta por primera vez la narración de tan singular rebelión negra, la cual fue liderada por Gaspar Yanga.

En el año de 1609, el virrey Luis de Velasco, marqués de Salinas, envió al capitán Pedro González de Herrera a apaciguar la zona. Si tomamos en cuenta las fechas que hemos venido enunciando (desde 1523), podemos apreciar que estos levantamientos ya llevaban más de 80 años suscitándose y los españoles no veían la hora de terminar con esta incertidumbre, muy al contrario, las agresiones de los pobladores negros a las comunidades españolas eran cada vez más fuertes.

yanga 005

Las huestes de Yanga, operaban y se escondían en las cercanías de Córdoba. Fue el 26 de enero de 1609, cuando se emprendió esta incursión por parte de las tropas  españolas encargadas de acabar con los rebeldes, se giraron instrucciones para que ningún “moreno” saliera de las ciudades para así evitar que se les diese aviso a los cimarrones, y “…poder actuar con la mayor cautela.”

Un español, soldado de González, fue hecho prisionero por la gente de Yanga y lo llevaron a la presencia de este, Yanga le perdonó la vida e hizo que escribiera una carta, en la cual, Yanga retaba al ejército español para que se acercara a sus territorios, guiados por el soldado portador de la misiva.

El capitán Pedro González de Herrera, no se amedrentó y prosiguió el camino, encontrándose finalmente con el enemigo; la lucha fue terrible y finalmente los negros yangüicas abandonaron sus posiciones.

Los seguidores de Yanga,  se movieron también a un antiguo paraje que les había servido de refugio durante los primeros años de su estado de fugitivos, pero fueron cercados por los españoles… ante la falta de alimentos y agua, procedieron a capitular con el virrey llegando a los siguientes acuerdos:

1)    “Yanga y sus compañeros entregarían a todos los esclavos fugitivos que se hallasen en su campo.

2)    Para evitar que aquella sierra sirviese de refugio a los esclavos fugitivos, se concedía a todos los libres otro puerto situado cerca del que habían ganado los españoles, donde pudieran instalarse con sus mujeres y sus hijos, obligándose a no permitir con ellos ningún negro esclavo.

3)    A los negros fugitivos se les buscaría y los entregarían a sus dueños.

4)    Recogerían a los esclavos fugitivos por una paga.

5)    Protestaban que su intención no había sido faltar a Dios ni al Rey, de quien eran y serían siempre fieles vasallos.

6)    Su Excelencia, el Virrey, debía señalar un sacerdote (a quien reconociesen los negros en lo espiritual) y alguno que hiciese el oficio de Justicia, para el gobierno y policía de aquella población.

Los negros lograron que el Virrey les concediese el pueblo de San Lorenzo (nombre que tomó en reconocimiento a la labor del misionero jesuita que acompaño al capitán Pedro González de Herrera), el cual se hallaba a pocas leguas de la Villa de Córdoba, por el año de 1618, al que más tarde se le llamó San Lorenzo Cerralvo.”

yanga-006

Para quienes deseen leer con más detalle esta historia, les dejó el siguiente link:

http://www.larramendi.es/i18n/catalogo_imagenes/grupo.cmd?path=1000201

Muchas gracias, y seguiremos compartiendo historias que nos permitan conocer más sobre #NuestrasRaices.

Anuncios
22 Dic

Últimos días de Don Fco I Madero narrados por el embajador de Cuba en México Sr. Manuel Márquez Sterling.

Archivos Históricos en Chihuahua

Documentos para la historia

La transcripción de este documento nos permite ser testigos de como fueron los últimos días de la vida de Francisco I. Madero; días contados a  través de los ojos del Ministro de la República de Cuba.

Declaración al “New York Herald” hecha por el Ministro de la República de Cuba en México, Sr. D. Manuel Márquez Sterling.[1]

“Hacía precisamente veintinueve días de haber presentado mis credenciales al Presidente Madero, cuando estalló la revuelta en la ciudad de México. No referiré las trágicas escenas que acaecieron durante la lucha en la ciudad, desde el nueve de febrero  hasta la ruina del gobierno, por ser ya bien conocidas por todo el mundo: referiré tan solo la caída del señor Madero, después de diez días de lucha aterradora, durante los cuales, automóviles de diversas legaciones cruzaron constantemente las calles de la ciudad.

Prisión del presidente y su gabinete

Ver la entrada original 2.177 palabras más