Archivo | Salud RSS feed for this section

Condiciones de salud en el siglo XIX

9 Oct

@JuanaGallo1910

“Pos” el día de hoy les platicaré algo relativo a las condiciones de salud que prevalecían allá por los inicios del siglo XIX, jajajajaja podría resumirse en que no existían, pero esa sería una salida fácil, así que mejor ahí les van unos datos interesantes (por lo menos pa´mi, espero que lo sean también para ustedes).

Como parte de los festejos del centenario de la independencia de 1910, se realizo la “Exposición de Higiene” para lo cual se mandaron cuestionarios a nivel nacional para conocer las condiciones de salubridad de cada uno de los estados y por supuesto que se invitó a cada estado a que se presentará en un stand para exhibir los avances que en materia de salud habían sido alcanzados en cada uno de ellos, misteriosamente los estados de Veracruz, Campeche, Tlaxcala, Oaxaca y Quintana Roo no acudieron ni dieron respuesta, ¿acaso habrá sido por las condiciones que prevalecían entre los trabajadores del campo? ¿Con que descaro reportarían que dos terceras partes de su población del campo morían antes del año de haber sido “contratados”? ¿acaso esto se debería a las condiciones de hambre, golpes, pisos de tierra y hacinamiento en las cuales los tenían? No, lo que pasa es que los hombres que trabajaban en estos campos de exterminio eran de segunda clase, así como se clasifica a la madera… así que “pos” aguantaban lo que tenían que aguantar, no “li aunque” se murieran, siempre había forma de reponerlos en un abrir y cerrar de ojos, además de que era más económico “contratar” un nuevo trabajador en mejores condiciones de salud, que alimentar y brindarle servicios mínimos de vivienda, salud y alimentación a los que ya se tenían en las haciendas de henequén y tabacaleras del sureste, pero “güeno”, esa es harina de otro costal que otro día platicaremos.

Comencemos por una epidemia de tifo que asoló a nuestro país entre 1915 y mediados de 1916, los piojos fueron su principal fuente de propagación y ello se debía a la falta de higiene que prevalecía entre el grueso de la población (en esos tiempos, el 90% de la población nos encontrábamos en condiciones de extrema pobreza). Entre las medidas de erradicación de esta enfermedad que se tomaron tuvimos: retirar los puestos de comida callejeros, desinfectar centros de reunión (iglesias, teatros, fabricas y escuelas), rapar a los hombres y a las mujeres que así lo permitieran, además de frotarlos con una mezcla de aceite de ajonjolí y esencia de trementina.

Otra grave enfermedad que vivimos en esa época “jue” la de Influenza Española que azotó al país a mediados de 1918 y la cual dejo más muertos que ni la “mesma” revolución

Otro terrible trasmisor de enfermedades, y el cual hasta los tiempos presentes sigue haciendo de las suyas, es el mosquito, para lo cual en aquellos tiempos como en los actuales, se ha hecho la recomendación de no dejar agua estancada.

A veces las medidas a tomar para mantener una óptima salud son tan simples, pero las dejamos pasar por alto con las graves consecuencias que ello trae.

Como les decía, la mayoría de la población del país , pertenecíamos al sector más desprotegido; vivíamos malnutridos, fatigados, sucios, sin acceso a agua potable, sin instrucción pasaber que hirviendo el agua podíamos reducir la carga bacteriana que trajese la misma, no sabíamos que al tener piso de tierra y andar descalzos en el mismo, los huevecillos de diversos parásitos se metían en nuestros cuerpos a través de las plantas de los “pieseses”.

En fin, que les puedo decir, “jue” una época muy dura y muchas de estas circunstancias fueron las que originaron la revuelta de 1910, al fin que no teníamos nada que perder y existía la esperanza de mejorar nuestras condiciones de vida y las de nuestros “güerquillos”.

Otra y no menos grave fue la promoción del alcoholismo entre los trabajadores de las haciendas, esto los hacía mantenerlos comprometidos, por los adeudos que se contraían con las tiendas de raya y pos de esa forma permanecían esclavos del hacendado.

Con decirles que pal año de 1893 había dos pulquerías y una cantina por cada calle de la cd. de México.

Además de que no se tenían médicos suficientes que atendiesen a la población y pos ahí les van unos numeritos:

– Había UN médico por cada 5,000 habitantes

– El 86% de los médicos vivían en la ciudad de México (pos porque aquí era donde estaba las personas que podían pagar por ese servicio)

– Solo el 14% de los médicos restantes vivían en alguna población del interior del país ¿como la ven?

Por supuesto que las clases pudientes justificaban que los pobres nos muriéramos debido a nuestra falta de higiene, decían que éramos indolentes, y que como raza nos estábamos degenerando, así que ni caso nos hacían, para muchos éramos menos que meros animales de carga, y si de esta forma se acababa con la población pos “más mejor” porque así se promovería la repoblación con gente del extranjero (europeos principalmente) que aunque no lo crean, era una de las políticas que tenía en mente el excelso equipo de científicos de Díaz para mejorar las condiciones de higiene del país.

Pues como podrán ver, las condiciones de salud en la época que me tocó vivir eran muy precarias, pero ahora, en estos tiempos los problemas de sobrepeso e inactividad física, también están causando graves estragos en la población, por lo cual le dejo un video sobre lo que se conoce como Accidentes Vasculares Cerebrales (o lo que hemos oído que es una embolia) esta se ocasiona por mala circulación (la falta de movimiento es una causa muy común), esto provoca que se formen coágulos en las venas que al desprenderse viajan hacia el cerebro, tapan la irrigación sanguínea, provocando el infarto cerebral.

Esta en nuestra manos cuidar nuestra salud; alimentación sana y ejercicio nos previenen de muchas enfermedades, así que pongámonos en movimiento, cuidémonos y sigamos disfrutando de esta época maravillosa que nos ha tocado vivir.

http://youtu.be/SIpTNa2sZeU 

Muchas gracias por su atención.

Referencias:

http://www.medigraphic.com/pdfs/h-gea/gg-2003/gg031f.pdf

http://www.spps.gob.mx/100-anos-de-salud-publica-en-mexico.html

http://www.inegi.org.mx/inegi/contenidos/espanol/prensa/comunicados/ehm2010.asp