Tag Archives: revolución

XXVI legislatura 19 febrero de 1913

18 Feb

o lo que es lo “mesmo”:

“Como cambiar de presidente por la vía legal

“Güenas nochis” tengan sus mercedes, hoy en este #FotosYTuits nos remontaremos hasta el 19 de febrero del 1913.

Cierto es que la situación por la que atravesaba la capital y el país, era sumamente delicada.

001 xxvi leg

 

002 xxvi leg

Sin embargo los valores humanos como: la lealtad, la cobardía o la pusilanimidad trascienden los tiempos.

Comencemos por Victoriano Huerta: de quien prevaleció su ambición por sobre su sentido de lealtad al poder instituido y emanado del pueblo.

Don Pedro Lascurain vivió casi 40 años con el estigma de la pusilanimidad, la historia ya lo ha juzgado.

003 xxvi leg

Pero ¿que pasó ese 19 de febrero de 1913 en la cámara de diputados en tanto don Fco I Madero permanecía preso en Palacio Nacional?

Huerta exigía que Madero y Pino Suárez presentaran la renuncia a sus cargos para él poder asumir la presidencia “legalmente”.

Esa renuncia “garantizaba” la vida de los funcionarios y sus familiares, quienes serían acogidos por el gobierno cubano.

004 xxvi leg

No todos los legisladores estaban de acuerdo con esa medida, y aunque las renuncias se aceptaron por mayoría, algunos las rechazaron.

¿Quienes fueron estos hombres, que aún ante las circunstancias de la “Decena trágica” se mantuvieron leales al legítimo gobierno?

En ese momento se encontraba vigente la XXVI legislatura donde 123 parlamentarios aceptaron dichas renuncias.

Aceptaron, debido al temor que prevalecía en el ambiente y en un acto “inocente” pensando que así salvarían a los secuestrados.

005 xxvi leg

Solo CUATRO votaron en contra: Heriberto Jara Corona, Luis Manuel Rojas Arreola, Leopoldo Hurtado Espinoza y Francisco Escudero López Portillo.

Aclaro que fueron 4 en contra de la renuncia del señor Madero y 8 contra la renuncia del señor Pino Suárez.

HERIBERTO JARA CORONA, veracruzano, uno de los principales líderes de la huelga de Río Blanco en Orizaba Ver (27 años)

JARA consigue reducir la jornada laboral de 16 a 10 hr y un salario mínimo para los obreros de la industria textil.

El 30 agosto 1913 participa junto a Lucio Blanco en el primer reparto agrario de la revolución.

Dicho reparto agrario fue el de la “Hacienda de Borregos”, propiedad de Félix Díaz, cercana a Matamoros, Tamaulipas.

006 xxvi leg

Carranza echó pa´tras ésta acción, aludiendo que ello tenía que hacerse en forma más organizada.

LUIS MANUEL ROJAS ARREOLA fue presidente del Congreso de Querétaro desde donde surgió la Constitución de 1917.

Estuvo en tres ocasiones en la cárcel; la primera por votar en contra de la renuncia de Madero.

La 2da por alta traición a la Patria acusando al embajador de USA Lane Wilson como conspirador en el golpe de estado de feb 1913.

La 3era cuando fue disuelta la XXVI legislatura del Congreso y los miembros fueron llevados a la cárcel de Belen.

007 xxvi leg

LEOPOLDO HURTADO ESPINOZA oriundo de Michoacán, siempre abogó por las cuestiones sociales.

Daba un trato digno a sus trabajadores, otorgándoles mayores beneficios que otros patrones: salario, salud y habitación.

Desde el exilio, envió recursos económicos a Villa y a Ángeles para restaurar la vida democrática del país.

Hizo donaciones para el mercado y el edificio delegacional de Tlalpan que estaban apenas en plena construcción.

008 xxvi leg

FRANCISCO ESCUDERO LÓPEZ PORTILLO aún después de consolidada la presidencia de Huerta, mantuvo su posición critica a dicho sistema.

Ello le causo ser víctima de fuertes hostigamientos, por lo cual se une a las filas de los constitucionalistas junto a Isidro Fabela.

Formo parte de la comisión de la convención de Ags., que tenía por objetivo convencer a Pancho Villa de que renunciara.

Tiempo después se une a las filas villistas y se le atribuye la redacción de la Ley Agraria expedida por Villa en junio de 1915.

009 xxvi leg

Pos eso es todo por hoy “maifrens” ¡muchas gracias por su atención!

Aquí les dejo algunas lecturas que me parecieron muy interesantes, para quienes quieran profundizar un poco más en el tema:

http://www.memoriapoliticademexico.org/Textos/6Revolucion/1914-RecHca-dip.html

http://www.cronica.com.mx/notas/2013/732681.html

http://revistabicentenario.com.mx/index.php/archivos/minutos-que-cambiaron-la-historia-pedro-lascurain-y-la-decena-tragica/

http://www.antorcha.net/biblioteca_virtual/historia/diplomatica/9.html

http://lapaginadebetobuzali.blogspot.mx/2013/02/para-abrir-boca-febrero-de-cain-y-de.html

http://nueva-alianza.org.mx/media/49308/presidentemadero.pdf

http://www.eluniversal.com.mx/cultura/71048.html

http://tlamatqui.blogspot.mx/2012/02/carta-de-francisco-i-madero-w-h-taft.html

http://www.excelsior.com.mx/node/877189

http://www.antorcha.net/biblioteca_virtual/historia/vazquez/36.html

http://memoriapoliticademexico.org/Textos/6Revolucion/1913PCE.html

http://www.memoriapoliticademexico.org/Biografias/JCH79.html

http://biblio.juridicas.unam.mx/libros/4/1788/90.pdf

http://www.memoriapoliticademexico.org/Textos/6Revolucion/1913-YA-.html

 

Anuncios

Los rurales

8 Ene

001 portada

“Güenas nochis” tengan sus mercedes, el día de hoy platicaremos un poco sobre #LosRurales (los de “endenantes” no los di´ora).

1810 Independencia de México —> prevalecía un soberano desgarriate en lo referente a lo social y en lo político.

1850 *40 años después* México —> seguíamos con nuestro soberano desgarriate en lo social y en lo político.

1860 —> para poder acercarnos a las sociedades avanzadas de esos tiempos, era necesario instaurar un orden social INTERNO.

Uno de los más graves problemas era el PILLAJE, (la instauración de La Acordada y el gobierno de Santana no pudieron erradicarlo).

0012 deber cumplido

*apunta en sus notas, hacer un #FotosYTuits sobre “El Tribunal de La Acordada”*

El pillaje era resultado de las condiciones socioeconómicas que mantenían a grandes sectores de la población en condiciones de extrema pobreza.

Este sector de la población, (“los que ya no tenemos nada que perder”), hemos sido los que nos la hemos rajado pa´cambiar los gobiernos.

Es así, que en la época de Juárez, una vez instaurada la República, el benemérito tuvo que dar empleo federal a estos antiguos guerrilleros.

1861 —> 🙂 nacen cuatro cuerpos de rurales (c/ 800 hombres) su trabajo: asegurar las principales rutas comerciales que iban a la ciudad de México.

1862 —> 😦 desaparecen estos cuerpos de rurales, debido a la intervención francesa.

1867 —> 🙂 renace esta corporación, ahora con 2,000 elementos.

Y aunque no erradicaron en su totalidad el vandalismo imperante, si lo redujeron considerablemente.

#LosRurales vestían con el tradicional traje charro -sombrero de ala ancha, bolero y pantalones de cuero con botonadura de plata a los lados-

004 guaposA

005 guaposB

Poco a poco, la policía rural surgió como un símbolo del creciente nacionalismo mexicano. Dicen que para ser, también hay que parecer.

Pero esa apariencia galante y romántica, no ocultarían su corrupción, la dureza de su funcionamiento y su debilidad administrativa.

0011 deber cumplido

1876 —> 😦 Inicia la prolongaaaaaada dictadura de Don Bigotes (a) Gral Porfirio Díaz (nomás 34 años…)

Don Porfis mantuvo a estás huestes como parte de sus sistemas infalibles de pacificación, a veces crueles, pero siempre eficaces.

Para entonces #LosRurales sumaban unos 3,000 elementos, ¡pero parecía que estaban por todas partes!

0010 mapa

Y ello se debía a que eran movidos a diferentes lugares de acuerdo a las necesidades de pacificación del país.

009 reglament

¿Sus puntos principales de patrullaje? Carreteras y FFCC´s para convencer al mundo de que México era un país estable.

¿y cual era el beneficio de aparentar esta estabilidad? Generar confianza en los inversionistas para que trajeran sus capitales al país.

Y aunque el mito reza que esta corporación la conformaban puros bandidos, la verdad es que se enrolaban más campesinos y artesanos.

0013 artesanos y campesinos

Sus principales problemas eran: el alcoholismo, los juegos de azar y el desorden. Se les despedía con el cargo de “moralmente incorregible” .

Y aunque los móndrigos rurales eran muy arbitrarios en su proceder, P. Díaz solo exigía de ellos su ilimitada LEALTAD.

Y pos este valor, el de la lealtad, era muy bien retribuido por don Bigotes, muchos casos de abuso quedaron impunes.

Como farol de la calle, Díaz se pintaba solo, siempre contaba con elementos de rurales altamente especializados para las exhibiciones en el extranjero y los desfiles.

002 desfile

Don Fco. I. Madero conservó y cuadruplicó esta corporación, sin pensar que estos elementos indisciplinados ayudarían más tarde a su caída.

Victoriano Huerta también intento conservar esta corporación, pero ya estaba tan podrida, que nada pudo hacer.

En conclusión, #LosRurales ayudaron a aparentar una estabilidad del país ante los ojos del ámbito internacional.

003 charros

 

Ello con la finalidad de crear un clima de confianza, para atraer capitales extranjeros que ayudarán a la modernización del país.

La dichosa modernización que va a expensas de los valores y derechos humanos.

Ora me encuentro, que de nueva cuenta regresan #LosRurales pero ahora con un payaso copetón al frente.

007 dejavu

La historia se repite… #LosRurales siempre han estado al servicio del gobierno… ¡que no se nos olvide!

Pos eso es todo por hoy “maifrens” ¡muchas gracias por su gentil atención!

http://cdigital.dgb.uanl.mx/la/1080078886/1080078886.PDF

http://codex.colmex.mx:8991/exlibris/aleph/a18_1/apache_media/KQSKCY5DCHRK7UH3R92VVNA53LMM5R.pdf

http://rei.iteso.mx/bitstream/handle/11117/403/51_08_rurales.pdf?sequence=2

 

(1 de 6) México bárbaro

28 Nov

de John Kenneth Turner

Iremos actualizando esta misma entrada para que queden las ligas a los diferentes audios en un sólo documento, además de ir integrando con cada podcast  un nueva y breve información sobre el tema que estamos tratando (jajajajajajajaja pos espero que sea más funcional, pues´n!)

#10MinutosLeyendo (audio)

(1 de 6)

http://juanagallo1910.podomatic.com/entry/2012-11-27T18_42_57-08_00

(2 de 6)

http://juanagallo1910.podomatic.com/entry/2012-12-08T17_18_16-08_00

¿Cual era el afán de tener a tantos “trabajadores” atendiendo el henequén en Yucatán y otros cultivos como el del tabaco en Valle Nacional, Oax?

¿Cuales fueron las verdaderas razones por las que los yaquis fueron desplazados desde Sonora hasta el sureste del país?

¿Existía realmente la esclavitud en México en los tiempos del porfiriato?

Pos estás son algunas de las preguntas que iremos investigando y compartiendo con ustedes en esta nueva serie  de #10MinutosLeyendo acompañandonos de algunas selecciones del libro “México bárbaro” de John Kenneth Turner.

Y respondiendo a la primera pregunta pues, tenemos que  el henequén ayudó a los hacendados a amasar grandes fortunas, por lo que se le denominó “Oro verde”,

ya que el estado de Yucatán,  producía

el 90% de las sogas y bolsas

usadas en el MUNDO…

dando como resultado la opulencia de los dueños de las haciendas.

El selecto grupo que tenía en sus manos a la industria henequenera era conocido como “La Casta Divina” 

La casta divina: es un término con el cual se hacia referencia a los seguidores de Olegario Molina, quien fuese gobernador de Yucatán de 1901 a 1911 (además de  estar al frente de la secretaría de Fomento en el gobierno de Don Bigotes (a) Porfirio Díaz), y cuyo mandato se  caracterizó por:

1)   la monopolización del comercio del henequén  y las alianzas  con compradores estadounidenses.

2)   por los abusos dictatoriales de la  administración molinista para apoyar el régimen de casi ESCLAVITUD de las haciendas henequeneras y los despojos de tierra de los pueblos.

3)   la proliferación de obras públicas y mejoras materiales, todo en consonancia con la administración de Porfirio Díaz.

La paz porfiriana (1era de 2 partes)

9 Oct

La paz porfiriana (1era de 2 partes)

Teresa Urrea (La Santa de Cabora) y la represión en Tomochic

@JuanaGallo1910

La historia que hoy compartiré con ustedes, tuvo lugar en los pueblitos de Cabora SON y Tomochic CHIH (248 hab., y 2,404 hab., poblaciones actuales respectivamente) si ahora son pequeñas, en esos tiempos ¿pos que les digo? ¡lo eran más y con mucho!

Para fines del siglo XIX (1891) Tomochic contaba con una población de 300 habitantes apenas.

Existía una triada que mantenía asolados todos los rincones de nuestro país y era la conformada por: la iglesia, los hacendados y el gobierno. Como podrán ver, no teníamos mucho rango pa´ donde movernos, si no recibíamos abuso por parte de unos era por parte de otros y cuando no, había alianzas entre ellos pa´ cercarnos los caminos.

Contra estás figuras representativas del poder, era que nosotros nos rebelábamos…, pero ante cualquier levantamiento, no tardaban en llegar las fuerzas militares del gobierno para sofocarnos, acusándonos, en el mejor de los casos, de revoltosos.

Normalmente, estas situaciones se manejaban como conflictos locales, difícilmente nos enterábamos de lo que ocurría en otras partes del país, la paz no era lo que reinaba en México; eran el terror y la muerte.

Se dice que durante un banquete, el diputado Alfredo Chavero comentó: “el general Díaz ha formado un pedestal de sangre y cañones para levantar sobre el, la estatua de la paz.”

Y no estaba lejos de la realidad, podemos decir que de todos los crímenes del porfirismo, los cometidos contra los pueblos de la sierra de Chihuahua: Tomochic y Temosáchic fueron, al parecer los más monstruosos. Ni en Río Blanco se inmolaron más víctimas al dios de la paz, ni se usaron métodos tan inhumanos y sádicos como en estos dos pueblos serranos.

Aparte el heroísmo de los hombres de Tomochic, que parece una lección extraída de las mejores páginas de la historia de Esparta, interviene en este caso un hecho insólito: el de que la inspiradora de la lucha y de la resistencia contra la agresión haya sido una jovencita de apenas 18 años, Teresa Urrea, con cuyo nombre en los labios fueron al sacrificio los rudos serranos tomochitecos.

Al grito de “¡Viva Teresa Urrea!” los valientes tomochitecos se enfrentaron a las fuerzas federales.

José Guadalupe Posada, publicado en el Gil Blas, 1892.

Imagen tomada del libro: José Guadalupe Posada. Ilustrador de la vida mexicana,

México, Fondo Editorial de la Plástica Mexicana, CONACULTA, 1992, p. 317.

Teresita Urrea, oriunda de Ocoroni SIN., nació un 15 de octubre de 1873 y para no hacerles la historia muy larga solo les comentaré que a la edad de 12 años comenzó a enfermar de lo que se conocía como ataques catalépticos, en uno de dichos ataques la niña se dio por muerta, todos la vimos tiesesita, tiesesita y con un “sincolor” propio de los difuntitos.

Por eso cuando la vimos caminando nuevamente, ¡”pos” no podíamos dudar de que estábamos presenciando un milagro!

Notamos un cambio en su mirada y comenzaron a pasar cosas extrañas, a todos los que íbamos a su casa nos entraba una paz inexplicable, salíamos fortalecidos y animosos, con una gran confianza de que encontraríamos solución a cualquier problema que tuviéramos.

Y ya no se diga de que muchos de los que iban; llegaban buscando cura para sus dolencias, y estos se curaban cuando ella ponía sus manos sobre ellos, era cosa de no creerse, vaya que en esos tiempos pasaron cosas extraordinarias.

Al poco tiempo su fama trascendió los límites del pueblo y no tardaron en llegar personas de otros lugares.

La niña Teresita, además de brindar consuelo y cura a los que la visitaban, resultó que no nomás se dedicaba a las cosas propias de los santos…, ¡no!… a la niña le dio por predicar “doctrinas muy libres” las llamaban algunos; solía afirmar que “todos los actos del gobierno y del clero eran malos” ¡háganme ustedes favor! y “aluego” con las condiciones que prevalecían en el país, ¡pos era como tirar un fósforo en un tambo de kerosene!

Para realizar el viaje de Tomochic a Cabora, había que cruzar la Sierra Madre Occidental, lo cual se complicaba debido a la orografía del lugar:

La gente de Tomochic era gente hacendosa y profundamente religiosa.

Además del pequeño ganado que poseían y la siembra de sus parcelitas, tenían que completar sus dietas mediante el arte de la cacería de la fauna que habitaba cerca de sus poblados, dicha práctica los hacía excelentes tiradores. Esas habilidades les darían muchas victorias sobre las huestes porfiristas en diversas ocasiones.

Los pretextos para atacar a los pobladores de Tomochic no faltaban, pero de fondo, era su espíritu indómito e indoblegable ante las injusticias de las cuales los querían hacer presa, lo que provocaba al gobierno para incursionar con las armas.

Ante las ofensivas por parte de los federales, los hombres de Tomochic salieron rumbo a Cabora para pedir consejo y bendiciones de la santa; en el camino fueron atacados en dos ocasiones por los federales y en ambas ocasiones los soldados de Don Bigotes, fueron repelidos.

En esta visita, Teresita curo a un hombre de un tumor y mencionó que este hombre se parecía a San José, ¡nombre, no lo hubiera dicho!, a partir de estas palabras, a Tomochic llego la información toda deformada por la fanaticada y se decía que la Santa de Cabora había dicho que esta persona era el mismísimo San José, así que esto provocó que los pobladores de Tomochic desconocieran a partir de ese momento toda autoridad eclesiástica y gubernamental.

“Pos” ya teniendo a San José encarnado, no tardaron en aparecer otros miembros de la corte celestial (por un lugar apareció un Jesucristo y dos santas más: Carmen Ma y Barbarita) aquello era una efervescencia de misticismo. Además, la santa de Cabora estaba facultada para administrar cualquier sacramento, ¿para que querían curitas ambiciosos y explotadores como los que habían llegado? Así que los habitantes de Tomochic ni tardos ni perezosos los pusieron fuera del pueblo.

El gobierno no era ajeno a todo ello, por lo cual trataron de “negociar” con los tomichtecos, considerando que “negociar” en términos tuxtepecanos significaba rendición incondicional incluyendo aceptar se aplicará a la población la ley fuga, la leva, la deportación o la esclavitud. Los tomichtecos se pronunciaron en forma unánime: antes morir que rendirse.

El gobierno mando una primera remesa: 200 soldados para someter al pueblo rebelde. Recordemos que la población total de Tomochic era de 300 personas (hombres, mujeres, niños y ancianos). Aún así los tomichtecos lograron vencerlos gracias a su excelente puntería y el conocimiento preciso que tenían de sus territorios.

El gobierno estaba dispuesto a dar un castigo ejemplar en esa zona para hacer desistir otros movimientos que ya se estaban gestando en otras partes de la república.

Uno de los generales propuso expulsar a Teresa de Cabora para dispersar ese lugar como centro místico de la población, ¡nombre! pos eso nomás agravó la ya de por si difícil situación. Viendo que otros pueblos se levantaban, fue que decidieron exiliar a la santa rumbo a USA, esa jovencita de aspecto inofensivo, tenía en jaque a todo el aparato gubernamental de Porfirio Díaz.

Los hechos de Tomochic eran divulgados apenitas por la prensa, la cual los hacia ver como una comunidad de locos fanáticos. Locos fanáticos que ha falta de líderes que los condujeran a la libertad y a la reivindicación de sus derechos, tomaron a la Santa de Cabora como emblema de lucha por su más que justificada causa.

En la segunda parte, veremos como es que se dieron los hechos del ataque a esta población y como fue la resistencia de estos valientes.

¡ Gracias y hasta la próxima!

La paz porfiriana (2da y última)

9 Oct

La paz porfiriana (2da y última)

Teresa Urrea (La Santa de Cabora) y la represión en Tomochic

@JuanaGallo1910

En la entrega anterior vimos como la imagen de la Santa de Cabora influyó en forma determinante sobre los acontecimientos que se suscitaron en el poblado de Tomochic, en esta entrega les compartiré la lucha que libraron estos valientes pobladores de esta localidad.

20 oct 1892 inicia el combate.

Por parte de las fuerzas federales iban: 5 batallones, 150 guardias nacionales de Sonora y un cuerpo de voluntarios, en total 1,500 hombres bien armados.

Por parte de los pobladores de Tomochic: 105 hombres de los cuales 40 salieron con instrucciones secretas de su líder Cruz Chávez, quedando en el pueblo 65 a la espera de los 1,500 federales, a una razón de 23 federales por cada tomichteco, ¿bien pareja la cosa, verdad?

Para Tomochic ya no había alternativas, la rendición equivalía a la muerte o lo que era peor; la esclavitud. Decidieron entonces morir, pro cobrando un precio muy alto por sus vidas.

Los federales fueron hostigando al pueblo con artillería, atacaron los lugares donde se aprovisionaban los alimentos, decidieron ir quemando casa por casa, de la periferia hacia el centro, eso hacia que las mujeres y los niños fueran a refugiarse a la iglesia. Los soldados iban saqueando las casas de lo que encontraban aprovechable, principalmente gallinas y cerdos. Sin embargo los hombres de Tomochic, siguieron dando batalla a los soldados en forma estoica.


José Guadalupe Posadas

Los acontecimientos de Tomochic (1892)

Durante los primeros días, los federales fueron duramente repelidos por los tomichtecos, cuando el combate ya llevaba cinco días, solo quedaban en pie la casa del líder Cruz Chávez y la iglesia. Las soldaderas de los federales eran las encargadas de ir por agua para las tropas, y aunque tenían que cruzar por donde podían ser muertas por los tomichtecos, estos nunca les tiraron una bala, ante todo eran unos caballeros; otro acto de caballerosidad de los defensores de Tomochic, fue el liberar a los prisioneros de guerra que tenían capturados, Cuando Cruz Chávez vio como se estaban dando las cosas decidió liberarlos para que no fueran incendiados, ellos no tenían porque participar del sacrificio colectivo del pueblo.

El 11º batallón de los federales, fue el encargado de entrar a incendiar la iglesia donde se refugiaban los niños, los ancianos y las mujeres que hasta ese momento habían sobrevivido. Estos soldados tuvieron que cruzar a través de las balas de los tomichtecos o afrontar las balas de sus compañeros si retrocedían, muchos no llegaron hasta la iglesia.

Finalmente los que lograron llegar a la iglesia, procedieron a quemarla, aquello se convirtió en un infierno, gente que se tiraba desde lo alto de la torre en un acto de desesperación o que al salir huyendo de las llamas eran cazados por soldados apostados a corta distancia, los menos lograron llegar a la casa de Cruz Chávez, su último reducto.

El general Rangel volvió a exigir la rendición incondicional y como respuesta tuvo:

  • ¡No nos rendimos! ¡Viva la Santa de Cabora! ¡ Viva Santa María Tomochic! ¡Viva la libertad!

Lo único que se pidió, es que dejaran salir a las familias de quienes habían muerto ya en la lucha: 40 mujeres y 71 niños. Los demás se quedaron a seguir peleando al lado de estos valientes hombres.

Ya habían pasado ocho días de hambre, vigilia y terror.

El último día de esta batalla es impresionantemente descrito en el libro “Tomochic” de Heriberto Frías.

Las casas incendiadas refulgían en la noche, los perros aullando a los lados de los cadáveres de sus amos espantando a los cerdos para que no se comieran los cuerpos de los mismos, aquello resultaba una escena sustraída de “La Divina Comedia”.

Ya solo quedaban once hombres junto a Cruz Chávez quienes se lanzaron en un último y feroz ataque contra los federales, fueron recibidos por las balas del gobierno de Porfirio Díaz, dando como resultado cuatro muertos y siete heridos.

Cruz Chávez se encontraba entre los heridos y dirigiéndose al general Lorenzo Torres le dijo:

-Tengo mucho gusto en conocerlo, solo lamento no haberlo hecho antes –

Chavéz pidión un trago y que lo fusilaran ahí mismo, en el sitio donde también había caído su hermano menor, quien aún con seis balas en el pecho tuvo la fuerza aún de clavar un puñal a uno de los enemigos.

Los sietes heridos fueron rematados ahí mismo, yendo en contra de las leyes de guerra y del honor que deben prevalecer en los cuerpos militares. Los que aún pudieron hablar, murieron invocando el nombre de Teresa Urrea.

El saldo final fue de 150 tomichtecos muertos (65 guerrilleros y 85 civiles), contra 600 muertos federales en esa batalla, cuatro federales por cada tomichteco asesinado.

Los sobrevivientes fueron conducidos a ciudad Guerrero, donde entraron a tambor batiente el 3 de noviembre de 1892, era una “gloriosa victoria” tuxtepecana.

El general Rosendo Márquez terminaba así su parte oficial a la Secretaría de Guerra: “En vista del enérgico castigo sufrido por los fanáticos de Tomochic, creo que será difícil una nueva revolución, pues los pueblos y la gente laboriosa de las rancherías han quedado agradecidos de la eficacia con que el supremos gobierno nacional ha protegido sus vidas e intereses. Libertad y Constitución. Cuartel General en Ciudad Guerrero, Chih., el 15 de noviembre de 1892. Gral en jefe de la 2ª Zona Militar, Rosendo Márquez”.

En el Diario del Hogar del 20 de diciembre de 1892 se podía leer: “Sabemos cuál fue el origen de esa desastrosa revolución: no fue el fanatismo, como se dijo, sino la propia defensa de sus vidas amenazadas, de su honra y de sus intereses atropellados por graves violaciones”

El agradecimiento del pueblo ante este “ejemplar castigo” al pueblo de Tomochic pronto habría de tener respuesta, los 40 tomichtecos que salieron del pueblo por órdenes de Cruz Chávez retomarían la lucha en Temosáchic, pero esa es otra historia.

Los sucesos acontecidos en este pueblo fueron llevados a la literatura, bajo la pluma de Heriberto Frías, quien desacató la orden de no revelar bajo pena de muerte, las acciones de campaña de dicha gesta. Heriberto Frías participo de los hechos como teniente así que su testimonio es de primera mano.

Les dejo una liga para que puedan leer este libro, bajo la premisa de que se utiliza con fines meramente de divulgación y sin intereses comerciales:

http://www.antorcha.net/biblioteca_virtual/literatura/tomochic/caratula.html

Y esto es todo por el día de hoy, agradezco su atención a la presente colaboración.